La guerra se extiende por el este de Ucrania desde 2014. Pero la situación se intensifica cada vez más, desde que Putin ha extendido su guerra de agresión a todo el país. Nuestros pensamientos y nuestra solidaridad están con la gente de Ucrania. Todos los que han huido, los que siguen huyendo o los que permanecen en el país porque no pueden o no quieren huir. Es increíble y tan importante la solidaridad que se vive al tratar con las personas que han huido de Ucrania.

Sin embargo, también notamos un regusto desagradable. Porque mucho de lo que está ocurriendo en la UE ahora mismo debería ser evidente. Debe haber formas seguras y legales de entrar en la UE. Las personas que huyen deben poder viajar gratuitamente en tren hasta su destino. Hay que ofrecerles facilidades para dormir y atención medica e alimentaria. Deben tener el derecho y la oportunidad de un procedimiento de asilo justo con perspectivas de permanencia a largo plazo. El hecho de que esto no se aplique a todos, a pesar de la aparentemente ilimitada solidaridad con los refugiados ucranianos, es difícil de soportar.

Todas estas cosas tan evidentes deberían aplicarse también a las personas sin pasaporte ucraniano o de la UE, así como a los BiPOC que huyen de Ucrania y que actualmente sufren tanta violencia racista en las fronteras de la UE. También para todas las demás personas que huyen a la UE y a las que las vallas, la violencia y los empujones ilegales les impiden entrar.

Las razones de este trato desigual se encuentran en los informes y, por desgracia, también en los discursos de las manifestaciones contra la guerra en Ucrania. Los refugiados ucranianos son presentados repetidamente como «diferentes» de los demás refugiados. Se utilizan palabras como «civilizado», que marcan claramente una jerarquía respecto a otros refugiados. También se afirma explícitamente que la compasión de los europeos blancos es mayor porque los ucranianos son blancos. Una argumentación especialmente paradójica mientras que al mismo tiempo la violencia contra los rusos y germano-rusos aumenta descaradamente. Les hechan la culpa personalmente por la guerra de Putin y no reconocen que miles de rusos no protestan cada día contra esta guerra arriesgando su integridad física.

Por si esto no fuera suficiente injusticia, la propia guerra en Ucrania es a veces equivocadamente representado como si hubiera comenzado hace unas semanas. Sin embargo, en el este de Ucrania hay una guerra desde hace 8 años y esto no debe hacerse invisible. La agresión de Rusia está presente desde hace mucho tiempo y es de dominio público al menos desde la anexión de Crimea. A la vez, esta guerra no es la primera en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Esta expresión, a menudo utilizada, ignora por completo las guerras libradas en la antigua Yugoslavia, así como el genocidio de los bosnios en Srebenica en la década de 1990. Para esas guerras no hubo una ola de solidaridad comparable en Europa Occidental.

Las acciones ejemplares de apoyo a los refugiados ucranianos deben aplicarse a todos los refugiados de Ucrania y a todos los demás refugiados en general. La simpatía de los europeos blancos por el destino del pueblo de Ucrania debe extenderse también a todas las personas que huyen de la guerra y la persecución política. Para que #TodosLosRefugiadosSonBienvenidos no se quede en un simple hashtag y todos sean por fin igual de bienvenidos. #StandWithUkraine

Fuentes y más información (en alemán):

Quellen zum Weiterlesen:

https://taz.de/Krieg-in-der-Ukraine/!5835716/)

https://www.zeit.de/zett/politik/2022-03/rassismus-ukraine-krieg-fluechtlinge-migration

https://www.hrw.org/de/news/2022/03/04/ukraine-ungleiche-behandlung-von-auslaenderinnen-bei-der-flucht

https://www.google.com/amp/s/www.spiegel.de/geschichte/jugoslawien-krieg-antworten-auf-die-wichtigsten-fragen-a-1099538-amp.html

https://www.deutschlandfunk.de/chronologie-zeitstrahl-ukraine-russland-konflikt-krieg-udssr-100.html

https://www.google.com/amp/s/amp.tagesspiegel.de/politik/ich-bin-russe-es-tut-mir-leid-es-ist-nicht-der-krieg-aller-es-ist-allein-putins-krieg/28119760.html